LEYENDAS

El historiador Rodolfo Díaz Zelaya en 1978 publico su libro “ALGO MAS ACERCA DE HONDURAS”, en el relata la historia de Santa Lucia, de donde proviene el nombre de la aldea el Chimbo, como transportaban la broza por la cuesta de las Burras, que las minas nunca se agotan, algunas recomendaciones para mejorar el turismo, etc.

Les invito a leer detenidamente:

20160204_094351Cerro del Chimbo al fondo el piliguin vista desde la cuesta de la Burras.

1 2 3 4 5 6

____________________________________________________________________

Rafael Heliodoro Valle.
Nació en la ciudad de Comayagüela el 3 de
julio de 1891 y falleció en la ciudad de México el 29 de
julio de 1959.
En su abundante obra bibliográfica —cerca de medio
centenar de títulos— podemos mencionar:

CLAVELES DE SANTA LUCÍA

Atrás quedaba el camino en el polvo dorado del sol,
las casitas que nos dieron blancas buenas tardes y
la cruz de la Mina Grande, ante la que es
costumbre de los caminantes rezar tres credos. Santa Lucía
se apareció, vestida de pinares, cándida en la luz patriarcal
del día, como novia saliendo a recibirnos al balcón de sus
montañas.
Todo lo de aquel pueblo me era familiar: un Cristo de
las Mercedes, su incensario de plata antigua, sus claveles
que huelen desde antes de reventar, sus muchachas bonitas.
En aquel tiempo la brisa arrastraba esencias, hablaba
quedamente al oído… y hasta las calandrias viudas se
asomaban entre los follajes para sacudir en el aire el azul
del cielo montaraz. Pero nada que pudiera compararse a la
gloria de sus claveles; quizá su leyenda me dejaba más
alucinado que el negro purpúreo de sus pétalos, doloroso
color que ahora mezcla el torrente devoto a la sangre del
Cristo que regaló aquel monarca “siempre de luto hasta los
pies vestido”.

—Mire, niño —exclamó una señora, dando la
bienvenida; claveles habrá en el mundo, pero ninguno
como los de Santa Lucía. Y sólo aquí se dan tan bien, al
grado que se puede poner la matita encima de una roca y al
siguiente día comienza a echar varas… ¡Estas flores son
una bendición!
De pronto, aprovechando el entusiasmo de la “santa
lucía” hospitalaria, atreví mi pregunta:
—Deben haber venido de España las primeras matas.
¡Andalucía! ¡Santa Lucía! ¿No será equivocación de
nombres?
—Pues sabrá usted que una vez el Santo Cristo fue
sacado en procesión alrededor del pueblo, y aquello fue
para que lloviera. Cada vez que lo sacan de la iglesia se
suelta a llover. Y el Señor se moja y hay que limpiarlo, que
ungirlo con bálsamo santo; y queda tan hermoso que no
hay escultor que pueda darle ese color de la piel. Sabrá
usted que esa vez
—cuánto tiempo hará?— la gente del pueblo estaba
portándose mal y el Señor tenía enojo por ello. Cuando
regresó al templo, lo que había comenzado garúa terminó
aguacero. Pero lo que pasó enseguida, no lo creerá usted;
apenas lo pusieron en el altar, comenzó a echar sangre de
las heridas, y la gente se precipito a recogerla,
arrodillándose, en telas limpias. ¡Milagro!, decían todos, a
medida que la sangre iba cayendo y se convertía en
claveles. Unos claveles grandes y tan olorosos como si
fueran los primeros que se encendían en la tierra. Y dicen
que entonces esas flores se dieron con tanta abundancia y
primor, que pueden ser cosechadas entre las piedras de este
pueblo. Aquí hasta los claveles son agradecidos…

Y aquel relato, dicho con tal candor que yo apenas
puedo repetir con palabras idénticas, se me quedó grabado
para siempre, y al recordarlo siento que mi corazón —
como en una tierra por la que acaba de pasar la lluvia— el
milagro vuelve a encenderse en la claridad del so1. Cuando
ya no crea en estas cosas que me traen fragancias
recónditas, no me he de postrar ante el Cristo que hace
siglos se ha hecho un altar entre jardines; pero me
conformaré con aspirar el efluvio de uno cualquiera de los
claveles humildes que prolongan la excelsitud de esa
leyenda purpúreamente dolorosa que parece brotar de las
heridas abiertas del pueblo.
—————————————————————————
LEYENDAS RELIGIOSAS

Doris Zemurray Stone 1909-1994

Arqueólogo, hija del magnate Samuel Zemurray, propietario de la United Fruit Company Ciudadanía Honoraria de la República de Honduras (1956).

Escribió en su libro: Estampas de Honduras

http://www.cervantesvirtual.com/obra/estampas-de-honduras/

“En 1594 el Rey de España envió a cambio del precioso mineral, unas campanas, un cáliz, un tabernáculo y una cruz para la población minera de Santa Lucía que estaba vinculada a Tegucigalpa. En la cruz no solamente las uvas de la Eucaristía estaban trabajadas con arte, sino que fue tan bendecida y venerada que en siglos posteriores, cuando muchos de los habitantes se mudaron a Tegucigalpa, pareció que había aumentado su peso. De todas maneras, no la pudieron transportar, o el elemento conservador de la población rehusó cambiarla de lugar, dando por resultado que la procesión que la llevaba tuvo que devolverla a la iglesia de la villa.”

Una de las leyendas fascinantes que caen en el campo de lo milagroso y lo inverosímil y que provienen de un lejano pasado, al que han sobrevivido porque fueron transmitidas por varias generaciones de padres a hijos y actualmente muchas personas, especialmente las más longevas, las cuentan sin hacer cambios notorios en su descripción.

CRISTO DE LA MERCEDES DE SANTA LUCÍA SE HACE PESADO.

La primera relacionada con el Cristo Negro apunta que una vez comprobado que esa imagen pertenecía al municipio de Cedros y que allí se encontraba la figura del crucificado que pertenecía a Santa Lucía y por error se habían confundido sus destinatarios así que se procedió a transportar la imagen a Tegucigalpa.
En Tegucigalpa se haría el cambio con la gente de Cedros, pero resulta que al llegar a La Travesía (lugar próximo a la entrada a la colonia La Esperanza) la procesión se vio obligada a detenerse pues los portadores de la imagen no podían seguir alzándola por haberse tornado de pronto muy pesada.

Monumento al Cristo, en el final del Boulevard Morazan, comemorando posiblemente alguna visita a Tegucigalpa.
En este Monumento al Cristo, en el final del Boulevard Morazan, podemos apreciar la fecha ENERO 1901.

Le recomindo que lo visite, es un pequeño pero bonito Parque, esta pegado a g-box mall.

Se sumaron más hombres para levantarla, pero el intento fue vano porque era muy pesada cuando se pretendía seguir el camino y cuando la imagen era movida en dirección a Santa Lucía se volvía liviana como una pluma. La gente asombrada dedujo que el Cristo no quería ir a Cedros, por lo que regresaron sin tener más problemas con el peso y así el cambio no se realizó.

La otra leyenda, no menos encantadora, se vincula con la misma iglesia. Sabiendo de la actividad minera que había en Santa Lucía, en cierta ocasión los trabajadores de Mina Grande escucharon repicar insistentemente las campanas de la iglesia.

LOS SALVAN CAMPANAS

Campana de 1876, con el nombre Sta. Filomena se encuentra en la torre derecha, de la iglesia catolica; sera de las que tocaron en esta leyenda…?

Llenos de curiosidad pararon sus labores y deducían que había alguna emergencia o algún festejo por oírse un ruido similar a cohetería. Lo más idóneo era ir al pueblo para confirmar lo que ocurría, así que se ordenó a todos salir de la mina e ir a la iglesia, pero cuando el último hombre salió de la mina, ésta se derrumbó a causa de la exploción sin causar ninguna muerte.

Llenos de estupefacción ante aquel hecho y tras continuar oyendo las campanas siguieron con la idea de ir al pueblo, al llegar al mismo se comprobó que todo era calma total y no había nadie en la iglesia.

Sin ninguna duda aquello era un milagro de Dios.

Mucha de la información arriba escrita fue recabada con los pocos documentos históricos que se pudieron hallar, pero la mayor referencia proviene de los mismos habitantes del pueblo, en particular los más longevos, como los señores Benigno Cerrato, Gilberto Nelson y las señoras Marta Borjas y Ercilia Herrera, esta última afirma que su propio padre fue uno de los que participó como cargador de la imagen del Cristo Negro cuando se tornó muy pesada.
También el mismo sacerdote del pueblo, Marcos Sánchez, muy generoso cedió parte de su comprometido tiempo para ofrecer algunos detalles. Todos y otras personas que por razón de espacio no puedo anotar contribuyeron a que los hondureños conozcamos más nuestra identidad, cultura e historia para que podamos promover el turismo interno, el ingreso de divisas y pese a los problemas que vivimos, sentirnos orgullosos de lo que somos.

Texto Tomado de http://www.angelfire.com/ca5/mas/dpmapas/fmo/stl/stl.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s